miércoles, 21 de diciembre de 2011

QUERIDOS REYES MAGOS:



Sé lo que me vais a decir, que ya soy un poco mayorcito para andar escribiéndoos  cartitas, pero es que me cuesta, lo siento mucho, desapegarme de esas cosas que desde la infancia, a mí también  me llenaban de orgullo y satisfacción, al calor del hogar, todos reunidos la mañana del seis de enero frente al roscón vuestro. Aún cuando no había tanta bonanza y  desde pequeñitos, mi generación de clase humilde,  tuvimos que aprender a  fingir esa inmensa  alegría ante nuestros  pobres papás,  que en complicidad con vuestras majestades  se esmeraban con la mejor de las intenciones, en que no nos faltara la mierda de juguete, los calzoncillos y el par de calcetines (los años buenos) y que nada tenía que ver con lo que habíamos pedido.

Claro que como existía aquello de; “no habrás sido todo lo bueno que debieras este año”, uno se contentaba también de conciencia. Y cuando Francis, el niño pijo del barrio, nos preguntaba que qué nos habían echado los reyes, la mayoría de nosotros, ingenuos mentirosos, le decíamos a boca llena: “un montón de cosas que tengo en mi cuarto, pero he bajado a la plazoleta sólo con este coche de bomberos, porque es lo que más me gusta”. Esta además, pensaba yo, era la prueba más  fidedigna de la existencia de sus mágicas majestades, contradiciendo la barbaridad que decía el “mojoso” ¿Quién si no podría pensar en hacerme corregir esa afición a la pirotecnia que compartía con los del barrio? Mis mayores tirándome de las orejas no lo habían conseguido. Sin embargo vosotros, no sólo me habíais  perdonado, sino que me disteis  la oportunidad de ser el capitán del mismísimo cuerpo de bomberos.  La verdad,  en mi pandilla no éramos todo lo  buenos que deberíamos haber sido, esperábamos a que Francis subiera a su casa a hacer pipí para  pincharle la BH de color caramelo que le trajo Baltasar  (Francis, a pesar de todo era muy campechano. Tenía el mismo rey favorito que nosotros. Aunque para mí que también tenía mano con vosotros tres, ¡tramposo!).

Tampoco podía uno esperar mucho más en función de cómo había sido el comportamiento. ¿Cómo se nos pudo ocurrir dejarnos llevar por nuestros demonios el día que bombardeamos a Francis a tomatazos podridos de la frutería, desde el tejado de los comerciales el grandioso día de su primera comunión? Él iba vestido de príncipe, y los niños de su cole privado irían vestidos de Almirantes  y otras altas instancias. Nosotros, en el público, hicimos la comunión de marinerito. No por nada, es que nuestras familias guardaban la tradición. La tradición de que el traje del mayor tenía que sobrevivir a la comunión del más pequeño.  

Ilustrísimas majestades, sé que el pobre Francis se tuvo que ir del barrio por culpa nuestra, éramos muy malos, y yo, particularmente, no me lo he perdonado aún. Se mudaron   a un complejo residencial, con piscinas, jardines y atracciones de parque.  Una valla muy alta a lo largo de todo el recinto garantizaba su nueva felicidad. Desde entonces  se pasó el resto de su infancia sin poder fardar con nosotros de los magníficos regalos que le hacíais. Allí los otros niños jugaban con cosas de su mismo nivel. Debían ser muy buenos.  El  “chocao” se trajo de allí una bici-caramelo, que según él no la debían querer porque estaba siempre recostada en el mismo árbol. Él decidió inocentemente rescatarla del aburrimiento. Con ella aprendimos a montar todos, y hasta “el aceitero” se partió un brazo intentándolo. Creo que ese fue uno de los días más felices hasta entonces  del “aceitero”; cuando le enyesaron no hacía más que repetir: “¡ya´man enyesao cuatro veze! ¡oe-oe-oeo-eo-eee!

Nos enteramos después de muchos años que Francis se convirtió en inteligente en la Facultad de Derecho, donde estuvo estudiando doce años. Seguía siendo tan bueno como siempre. Luego  supimos  que  dirigía la empresa de su padre y  fuimos a visitarlo a la calle Virgen de Luján, donde tenía la oficina. Nos atendió de maravilla y nos invitó a desayunar en una cafetería donde lo único cutre que había en ese momento éramos nosotros. Francis nos explicó que no podía colocarnos a ninguno en su curro, tenía la plantilla completa. Pero antes de despedirse  nos dijo: ¿queréis ver una birguería? Asentimos todos. Nos enseñó el CLK que tenía aparcado en el garaje, lo último de Mercedes. Tras alardear de su coche durante un buen rato, nos estrechó la mano “alegre”, según nos dijo, de habernos vuelto  a ver después de tanto tiempo. Tomó el ascensor privado y desapareció de nuestra “grata” compañía. El “aceitero” me miró con una sonrisa que yo conocía demasiado bien. Le dije, adivinando sus intenciones: ¡No lo hagas! ¡No!...pero se  fue directo al coche, sacó una navaja y le rajó una rueda. Tuvimos que salir de allí  a escape, como si fuésemos chiquillos. Cuando estuvimos lejos el aceitero nos miró y dijo: ¿¡Qué!? ¡Se había ido a hacer pipí!

Bueno, os he escrito todo esto porque  comprendo demasiado bien la actitud que tenéis conmigo y reconozco haber sido  siempre un viva la Pepa, cosa que no ha ayudado mucho en nuestra relación. Pero ahora he madurado, soy mucho más bueno. Ya no me junto con el aceitero, el chocao, el mojoso y tantos otros; ni sé de ellos, aunque siempre los recuerdo y los tengo en el corazón. También os digo que he dejado de sentir envidia de los niños Francis que han crecido por el mundo regentando particularísimos clubes, y el asco que me siguen  dando, sinceramente, no creo que sea demasiado pecaminoso vista las cosas que hacen ellos a los demás, porque para ellos en realidad sólo somos eso, los de-más.   

Sé que no está el horno para bollos, como decimos por aquí, así que no os voy a pedir nada, entre otras cosas porque ya nos conocemos desde hace mucho tiempo. Y pâ poca miseria ninguna, a lo sumo un poco de carbón, haber si puede ser un saco lleno (tengo chimenea y me viene bien para el brasero). Lo que si os digo, y esto es en confianza, y para los tres; si tenéis hijas casamenteras cuidaros  bien de  vuestros yernos. No les dejéis al cuidado de los cofres, ¡por lo que más queráis!, todo lo más el de la mirra, que la mayoría de la gente o no sabe lo que es o no la usa, mirrad que os pueden salir rana. Sin más que deciros, un afectuoso saludo a los tres, pero como siempre especialmente a ti Balti, por cierto, este año tráete los papeles, me huele que van  a  pedirlos a manta.   

viernes, 9 de diciembre de 2011

CONSTITUCIÓN DE LA ASOCIACIÓN POR “EL CINE Y LA CULTURA”.


Explicación del proyecto.
El pasado jueves 8 de diciembre de 2011, y reunidos en Asamblea Constituyente a las 7 horas de la tarde, los miembros del  ya activado desde hace cuatro semanas consecutivas  “Club del Cine y la Cultura”,  decidimos por unanimidad darle a la idea un carácter amplio, identificado y legalizado como Asociación que aborde actividades y temas relacionados con el mundo del Cine en particular y de la Cultura en sentido general.
Nuestras actividades girarán en torno:
1º La proyección de forma rotatoria de películas modernas, documentales, cine club (clásico)   previamente propuestos y aprobadas en las reuniones de las Juntas Directivas  (que se ampliarán a la participación de cuantas personas les interese y quieran asistir).
2º Discusión de contenidos proyectados vistos  cada tres secciones realizadas.
3º Intercambio y creación de banco de datos de contenidos literarios (libros, revistas, artículos, etc.)
4º Charlas y debates programados sobre temas de actualidad y otros.
5º Actividades relacionadas con algún deporte o evento que promocione a la Asociación en cualquiera de sus aspectos.
Nombre de la Asociación.
Tras discutir y barajar varias alternativas optamos por el nombre de  Asociación por el Cine y la Cultura Soto-Vázquez”, en memoria a Manuel María de Soto y Vázquez, cuya vida constituyó un ejemplo vibrante de lucha porque la expansión y divulgación de la enseñanza  y la cultura estuvieran al alcance del pueblo en los comienzos del siglo pasado.
Aprobación de los estatutos.
Los estatutos que se presentaron a modo de borrador fueron aprobados y se gestionarán para su legalización y registro  a la mayor brevedad posible.
Aprobación de la Junta Directiva.
La Junta Directiva queda constituida de la siguiente forma:
Presidente: Chema
Secretaria: Fran
Tesorero: Sebi
Vocales:
-Ildefonso
-Isidoro
-Lucía
-Antonio
-José
-Casiano.


Campeonato de ping-pong.
En breve organizaremos un campeonato de ping-pong que anunciaremos  con todo detalle en este blog, en facebook, en twiter, twenti, en carteles por centros y  establecimientos,  y por supuesto,  con invitaciones directas.  Os animamos a que participéis.

PARA MÁS INFORMACIÓN:
 Para inscribirte  como miembro de la Asociación, o si necesitas más información  puedes contactar con cualquiera de los miembros de la Junta Directiva. Esperando poder contar contigo recibe un cordial saludo de todos nosotros.

martes, 29 de noviembre de 2011

CAMBIA...


Cambia una expectativa
Por una esperanza.

Cambia un resentimiento
Por una idea de comprensión.

Cambia un fracaso
Por una alternativa.

Cambia una herida
Por una sonrisa.

Cambia un sentimiento de culpa
Por una aceptación de mejora.

Cambia una mala sentencia
Por un buen juicio.

No le des a nadie
Lo que tenías,
Abandónalo en el olvido.
Y comparte jubilosamente
Tu nuevo patrimonio
Inagotable.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

CUANDO VIENEN LAS VOCES...


Cuando vienen las voces lo dejo todo,
la tempestad se me hace amiga y la proclamo
la tormenta me diluvia y yo la sigo.
El olvido de los astros posa en el firmamento
canciones inefables.
Mis amigos se olvidan de la aurora en sus delirios
y en sus conflictos vomitan
sin reflexión  debacles de  castillos dorados
y otros sueños donde no cabíamos todos.
Sin auto culpa, sin razón y sin memoria.
 Amnesia de  arrogantes.
Razonar de consentidos.
Ahora se hermanan, algunos sin saberlo,
 en la derrota,  al ruin adversario,
y con lamentos se revuelcan
en la espuma gris, donde antaño  
abandonaron los principios de la vida
y su justicia inexpugnable.
¡No, no quiero pintar arroyos risueños en mis versos
 para  que los ríos del mañana los vuelvan a disolver!
No me convidéis al desatino de vuestros despachos
abrillantados por las chachas que ignoráis en el fondo
con sonrisas de pasillo.
No, no quiero subir a una luciérnaga habiendo estrellas.
Los binomios me disgustan, los arrojo con la nausea
Y me amarro al mástil. ¡Horribles sirenitas del ocaso!
Seguid en vuestras estructuras de tinta amalgamada,
seguid sin denunciar a los  que os hacen filisteos
desde la sombra y acudís a sus convites
-para  esos asuntos sois muy silenciosos-
Pero si  podéis abandonar lo que os hace viles,
lo que sobra, lo que pudre todo, lo que no palpita…
Entonces, y  sólo entonces,
Aquí tenéis un hombro más,
Un discurso distinto y hasta un verso.
Buscad entre los pobres. Ahí estoy.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Concentraciones en toda Andalucía para reclamar el regreso de los niños desaparecidos

Ayer nos concentramos en la plaza de San Mateo en Paymogo para unir nuestros deseos a la mayoría de ciudadanos/as de este país. Que esta desafortunada y penosa  historia tenga un final acorde con nuestra esperanza.
ARTÍCULO PUBLICADO EN EUROPA.PRESS:

La familia materna participa en la concentración de Huelva y reclama que los menores sean liberados

   CÓRDOBA/HUELVA, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -
   Las concentraciones promovidas en las ocho capitales de provincia de Andalucía por la plataforma cordobesa 'Urgente Niños Desaparecidos', que también ha extendido la movilización a la localidad onubense de Paymogo y la ciudad gallega de La Coruña, ha reunido en las ciudades de Córdoba y Huelva a más de mil personas, al cumplirse un mes de la desaparición de los dos menores y hermanos Ruth, de seis años, y José, de dos años. En las concentraciones, los congregados han recitado un cuento infantil dedicado a los menores.
   La portavoz de la plataforma cordobesa, Laura Mondéjar, ha señalado a Europa Press que en Córdoba, en el Bulevar Gran Capitán, se han reunido unas 500 personas, porque aproximadamente ese ha sido el número de pancartas distribuidas entre los concentrados por la organización social. Según Mondéjar, en estas concentraciones ha sido leído un comunicado en demanda del regreso de los menores, además de un cuento infantil especialmente dedicado a estos niños. "Siguen sin aparecer", ha lamentado la portavoz del colectivo.

LA FAMILIA SE CONCENTRA EN HUELVA

   Alrededor de medio millar de personas se han manifestado este martes en la Plaza de las Monjas en Huelva para reclamar la vuelta a casa de Ruth y José. En declaraciones a los periodistas, la portavoz de la familia materna, Esther Chaves, ha asegurado que esta concentración es una "inyección de energía y fuerza porque ya son 30 días sin los niños, pero no queremos dejar el empeño de seguir buscándolos". En este sentido, ha asegurado que la Policía "trabaja y busca en todas las líneas, en las positivas y en las negativas".
   Chaves no ha querido pronunciarse sobre la posibilidad de la que la madre de los pequeños accediera a entrevistarse con el padre, José Bretón --detenido días después de la desaparición de los menores por presuntos delitos de detención ilegal cualificada por desaparición de menores y por otro de simulación de delito-- para intentar averiguar algo de los pequeños, ya que ha dicho "que no hoy no vamos a hablar cosas de los mayores".
   La portavoz ha señalado a su vez que no sólo en ciudades de provincias andaluzas se han celebrado concentraciones para pedir "la libertad" de los pequeños, sino también en la localidad de Paymogo, en Madrid, en Alcalá de Henares y en La Coruña, a lo que ha añadido que en un municipio colombiano se ha celebrado una misa para que aparezcan los dos hermanos, algo que es "muy emocionante", ha dicho.
   En cuanto al estado de la madre de los niños, la portavoz de la familia ha señalado que "hoy es un día muy difícil para ella", de la que ha indicado que se encuentra "estable porque las esperanzas no las podemos perder, ya que no hay nada que diga que los niños no están con vida".

"NO SOY RENCOROSA"

   Chaves tras guardar unos minutos de silencio ha leído un comunicado en nombre de la madre de los pequeños, en el que ha indicado que "no soy rencorosa, ni vengativa, me enseñaron a perdonar y soy capaz de olvidar si vuelvo a ver sus caritas y a escuchar mamá".
   Del mismo modo, ha proseguido, es "el momento de que las personas que los tengan sean valientes, demuestren generosidad y los dejen en libertad, los devuelvan a su familia y los dejen en un lugar seguro".
   En esta línea, ha manifestado que la familia "no quiere saber quienes son, sólo pedimos su generosidad y nuestra gratitud por devolvernos a los niños; no queremos que tengan miedo, porque ahora es el momento de ser valientes y dejarlos en un lugar seguro".
   "En estos momentos la pequeña Ruth y José están sufriendo la ausencia de su madre, de su abuela, de sus titos y amigos", ha indicado la portavoz, a lo que ha añadido que es "el momento de recordarles a ellos que estamos buscándolos, de no pensar en los adultos sino en que dos pequeños que están indefensos porque no tienen el calor, ni el arropo ni el cariño de su familia.
   "Ahora es el momento de seguir buscándolos, de tener más esperanzas que nunca porque los niños necesitan saber que los mayores siempre estaremos aquí para ayudarlos y protegerlos", ha indicado.
   Tras guardar unos minutos de silencio, Chaves ha dado lectura a un cuento de buenas noches para los pequeños con la moraleja de que "lamentándose no solucionamos nada, hacen falta cambiar las cosas y en este momento, las cosas las cambiamos teniendo esperanzas".

miércoles, 2 de noviembre de 2011

YA LLUEVE




Deteniendo navegaciones
Comenzaron los ruidos del cielo.
Se apartaron del camino
Los alegres besos de la tarde
Y con ellos se marcharon
Las ruedas y las  manos.

Una mirada tierna, de niña inmóvil
No pudo coger de los cristales
Las lágrimas de su nostalgia.

¿Por qué la calle despojó inhospitalaria
El albedrío de los niños?

Más tarde, cuando la olvidé mirándola
Limpiaba lápidas abandonadas
En la ciudad de los muertos.
Yo sentí el llanto y el gemido.

Y mojando asfalto, rosaledas,
Azotando ventanas
Y ahogando insectos
Continuó su ruta.
Desgarraba huellas por los caminos.

-Son ríos arteriales las canales
De las casas pobres-

¡Trementina del cielo
Quiero ir contigo  limpiando adelfas,
Rebosando cascadas de sangre
Y beberme  tu tristeza en cada gota!

martes, 25 de octubre de 2011

Cuando escribir se convierte en un verdadero problema


Casiano Cerrillo- Octubre 2011
Sabemos –o deberíamos saber- todos los que escribimos, que contraemos una gran responsabilidad frente a nosotros mismos (versus  coherencia),  y frente a los demás por lo que de influyente –en positivo- o de hiriente -en negativo-, puedan tener nuestras opiniones y posturas.  Es algo que evidentemente toda persona que escriba debe asumir con naturalidad, así como una buena disposición a la crítica y a la aceptación de las opiniones que rivalizan con nosotros, de ello también se deduce una predisposición constante al aprendizaje y la adquisición de experiencia. Sin embargo, en mí caso,  no es por esto por lo que escribir se convierte en un problema. Tampoco la falta de temática o de inspiración; en cuanto a lo primero sobran temas sobre los que siempre se puede decir algo; en cuanto a lo segundo: la inspiración no tiene mayor misterio  que el acostumbrado ejercicio de la concentración.  Mientras que la crítica, a pesar de los defensores del acriticismo –bipolarmente estaría el criticismo compulsivo- siempre es dinamismo que mueve y transforma el mundo, y por ende bienvenida.

¿Entonces, por qué escribir se convierte en un verdadero problema? Sencillamente porque no sabes dónde acudir. Dicho de otro modo: hay momentos en los que se abren tantos campos al mismo tiempo para una mente inquieta, que tal vez lo mejor es dejar a las facultades cognitivas de observación completar su sosegado trabajo ( por método precede a la escritura), en la quietud del ánimo, dominando los impulsos que las constantes invitaciones provocan desde  la multiplicidad  de acontecimientos  y  discursos, de manera flagrante,  a todo pensador, y que por asumido tiene, parafraseando a  Rudyard  Kipling, cumplir  la  máxima de  mantener la cabeza en su sitio cuando los demás parecen  perder la suya, aunque te culpen de ello.

Así es que estaba escribiendo una tesis sobre la Ideología en sentido General, pero me tropecé con apreciaciones, que frente a mi predisposición a la crítica ante  el sensismo común,  me advertían de la relación entre corazón, cordialidad y cordura (gracias a un artículo del joven filósofo José M. Martínez Sánchez); tres grafías etimológicamente relacionadas y que no podía perder de vista. Con lo cual es mejor interrumpir el trabajo para más adelante.

Entonces me puse a escribir un poema. Algo sobre el habitante cotidiano de la cotidiana villa y sus amaneceres. Pero me resolví en un entramado de no sé qué intuiciones sobre la oportunidad de los recursos líricos para los tiempos que vivimos. Un preguntar constante y consciente sobre qué interpreta quién no trasciende la percepción lírica nominalista -por excelencia-, al pálpito universal, totalista (no autoritario) -por inductivo-. De tal suerte  que lo dejé para otro momento.

El panorama político actual,  allende la realización artística, brinda un campo amplio y cuantiosamente colmado de opiniones desaforadamente provocadoras.  Sin embargo, teniendo en cuenta que nos encontramos en un momento de precampaña electoral, tal vez sea prudente dejar que sean ellos –los políticos profesionales- quienes aclaren sus posicionamientos ante todos los retos que se han presentado y los que se avecinan. Es mejor entonces dejar tanto la crítica como los apuntes que puedan inspirar creatividades que, aceptadas por complacencia, luego no se velan nunca en el terreno de la realidad cuando terminan las elecciones. Ya va quedando claro al ciudadano medio, que la mayor licitud concedida es la indignación misma, desde donde no llega el eco de los medios de desinformación masivos y todo su correlato del  “maravilloso” sistema democrático en el que nos hemos instalado.
  
Por tanto, me delego a mí mismo de votante a paciente, de escribiente a lector, y cuya única regla del juego acepte sea  el pacifismo, y sólo el pacifismo, allá donde todos los que se apoltronan han roto las reglas  que nos hacían dignos e ignorado las que se nos antojaban pertinentes. Por otra parte, está claro celebrar el abandono del terrorismo de ETA, es más, sé que muchos lo estamos celebrando con la misma alegría y optimismo que un día celebraremos el abandono del  terrorismo con que se pone a una familia en la calle, en el paro o en la invitación a compartir desde una guerra que no nos concierne el lamentable espectáculo y  la paradoja “justificadora” de: “tenemos que matar para dejar claro a quienes matan que matar está mal”.

 No tengo nada que contaros, lo siento, tal vez otro día se me ocurra algo. O debiera decir,  para los que subestiman los sonidos del sur;  me se (¿por qué tiene que ir un indeterminado por delante nuestra?)  ocurra algo, ¡no ni ná! (tres negaciones típicamente andaluzas y populares que determinan, con ingeniosa frescura, la mayor afirmación posible). De manera que el paradigma –palabra hoy imprescindible, ya le estoy cogiendo asquito- de escribir algo o no,  está resuelto.